La ATM, articulación temporo-mandibular, el bruxismo

El bruxismo puede llegar a convertirse en una molestia importante que te reste calidad de vida. Te contamos todo lo que necesitas saber al respecto para que tomes las medidas oportunas para su corrección.

¿Qué es el bruxismo y cuáles son sus síntomas?

Se denomina así a la contracción involuntaria de la musculatura que te ayuda a masticar. Lo habitual es que cierres y muevas la boca por lo que podrás identificarlo por el rechinamiento de tus dientes. Sucede en cualquier momento, pero es por la noche cuando te resulta más complicado controlarlo ya que se produce, involuntariamente, mientras duermes.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Si bien no reviste mayor gravedad, de no ir a tu dentista es bastante probable que tengas que afrontar las siguientes consecuencias:

- Un mayor desgaste en tus piezas dentales.

- Molestias en las encías.

- Cefaleas.

- Trastornos en la articulación temporo-mandibular (ATM), la cual se encarga de que puedas mover la mandíbula correctamente. Hay dos articulaciones y se encuentran al lado del oído, por lo que al inflamarse pueden provocarte ligeras molestias auditivas y dolor.

- Sobrecarga muscular .

- Sensibilidad dental ante comidas frías o muy calientes.

¿Cuáles son sus causas?

En un alto porcentaje de ocasiones, los motivos de la aparición del bruxismo son emocionales. El insomnio, la depresión y la ansiedad son tres de las anomalías que deberían ponerte en alerta para comenzar a observar si padeces los síntomas ya comentados. Es importante que sepas que en torno a un 20 % de la población lo padece.

Desde el punto de vista médico, se incide en el factor genético y también en una maloclusión, una alineación dental irregular e incluso en algunos tipos de alergia como causas más habituales.

¿Cómo se diagnostica y se trata?

Lo habitual es llevar a cabo una exploración visual y una radiografía para detectar el estado de la ATM. Es posible añadir un estudio del sueño del paciente para conocer cómo se mueve su musculatura durante la noche. Tras recibir el diagnóstico, los tratamientos más habituales son:

- La aplicación de calor húmedo o de frío.

- Evitar comer alimentos demasiado duros.

- Corregir el insomnio en la medida de lo posible.

- Reducir la ansiedad.

- Practicar técnicas de relajación para conservar tu mejor estado emocional.

- No comer chicle.

- Beber, como mínimo, un litro y medio de agua al día.

- Usar una férula de descarga.

En Fisioestar disponemos de tratamientos de fisioterapia específicos para el bruxismo. Contacta con nosotros para conocer nuestros servicios y conseguir superar esta dolencia progresivamente. Recuerda que es posible eliminar todos los síntomas de forma gradual, lo que te evitará experimentar síntomas musculares muy molestos. ¿A qué esperas para poder comer con mayor tranquilidad y sin molestia alguna? ¡No lo dudes más y contáctanos para acabar con este molesto problema!

Sin comentarios

Añadir un comentario